Incumplimiento del FIV en Costa Rica cumple tres años

La gran polémica suscitada con el tema de la técnica de la Fertilización in vitro ha causado tres años de retroceso, estancamiento y atraso en el campo médico científico del país. Muchos grupos se han opuesto, otros pocos están a favor y la población en general aún desconoce sobre el tema con más especifidad. Muchas intenciones de poder levantar el proyecto hasta su aprobación final han sido derrumbadas así con este panorama lleno de espesa niebla no sabemos dónde llegaremos con este tema.

La primera vez que la iniciativa empezó su debacle fue cuando la Sala Constitucional prohibió el decreto el 15 de marzo del 2000. Luego de esto se envió a la Comisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos una recomendación para volver a poner en marcha el tan ansiado proyecto. Con esto al menos cinco expedientes han sido archivados y nada ha caminado de acuerdo a las intenciones del actual gobierno del Presidente Luis Guillermo Solís.

La brasa caliente está en las manos de los más altos padres de la Patria al tener encima varias presiones o llamadas de atención de la CIDH por no aprobar en las últimas instancias esta idea. He visto cómo anhelan los papás que no pueden tener hijos que esto se apruebe, he observado en Facebook cómo la gente se queja y da su opinión muy en contra de diputados evángelicos y otros cuantos más que le ponen trabas aduciendo que estarían matando futuras criaturas.

Hay que ser conciente de que en la vida todo tiene su respectivo orden y el Gobierno ya había propuesto y trazado su plan para enrumbar la Fertilización in vitro como un estandarte en avance médico y familiar en Costa Rica. Todo se tiene que hacer con más seriedad pero como todos sabemos practicamente la que gobierna el país es la Asamblea Legislativa, por eso es que cada uno de ellos quizá no importando tanto el interés del partido o bancada a la que pertenezcan deciden y escogen su parecer sobre la propuesta y pues ellos al final pelean un poco y todo sigue igual.

Hay muchos estereotipos, estigmas, costumbres que aún el tico no quiere perder o dejar. Hay cierto grado de conformismo y cierto grado de inconformidad con todo lo que ha pasado sobre esta temática. La religión o creencia, los impedimentos médicos, lo que opina cada uno, los que están a favor y defienden a capa y espada la técnica y los que se oponen a sangre. Todo es parte del deber debatir, opinar, ver qué es lo que más conviene al país. Se necesita llegar a concensos sanos aunque por lo general siempre se tiene muchas peleas y desacuerdos y no se obtienen alcances profundos.

Veremos en el futuro qué pasa otra vez con este polémico tema que ha dado mucho de qué hablar. Por lo pronto a seguir esperando que las normas se puedan cumplir con total exigencia, que los procedimientos puedan ser efectivos y que no perjudiquen a los que quieren que esto se aprueben y también por qué no a los opositores. Ya muchos países han adoptado la técnica pero en Costa Rica, la pequeña y aún atrasada Costa Rica en pleno siglo XXI existen dos bandos fuertemente marcados: los del sí y los del no. Veremos qué nos depara el futuro.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s